Uncategorized

El asesino de las letras

Hola de nuevo, mientras paso en limpio unos relatos bastante largos, les dejo este micro cuento. Saludos.

El Inspector Landeros miraba impaciente el reloj de la librería. De acuerdo a su informante, pronto recibiría pistas de la identidad de la próxima víctima del asesino de las letras. Si lograba dar con la persona, podría detener las muertes que asolaban la ciudad.

Tres campanadas rompieron la paz de la librería. Era la señal que Cienfuegos esperaba. «Ahora debo ir al fondo de la tienda, sacar los detectives salvajes, y en la mitad del libro estará escrito el nombre de la siguiente persona que será asesinada».

Apuró el paso, debía seguir al pie de la letra las instrucciones o toda esperanza de atrapar al asesino en serie fracasaría. Tomó el libro, y buscó frenéticamente entre las páginas hasta que apareció implacable y en rojo una sola palabra: «Landeros».

El detective intentó sacar su arma, pero era demasiado tarde. Un cuchillo rebanó su cuello sin darle siquiera una oportunidad de defenderse.

Antes de morir, sólo pudo ver los pies de su asesino alejarse del lugar.

El caso había terminado para él.

Advertisements

3 thoughts on “El asesino de las letras

  1. Pero lo bueno es que cuando salen bien te das cuenta de que no es necesario alargarlo ni continuarlo.
    Está bárbaro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s