Uncategorized

El misterio del astronauta

En plena revolución industrial, Raymond Mens, joven científico inglés, trabajaba en una máquina teletransportadora.

El último día que se le vio con vida, estaba en su hogar en el barrio de “Brick Lane” probando su invento. Una explosión lo hizo desaparecer sin dejar rastro. La policía lo declaro muerto y nunca más se volvió a hablar del asunto.

Raymond apareció a miles de kilómetros en un desierto. Su traje y su casco lo salvaron de una muerte segura. Los nativos que vivían ahí se acercaron con miedo. El no entendía su idioma ni ellos el suyo. Con señas logró darse a entender y al poder por fin comunicarse, decidió ayudarlos.

Creó canales de regadío, mejoró la arquitectura y unió a los pueblos del río. Pronto, todos lo nombraron su líder.

A su muerte, su pueblo construyó pirámides en su honor, y su nombre, Raymond Mens, pasó a convertirse en “Ra Amon” o “Menes”, el primer faraón de Egipto.

Hasta el día de hoy, el astronauta en los jeroglíficos egipcios sigue siendo un misterio. No se trata de extraterrestres como piensan todos, sino más bien, de Raymond Mens, el primer viajero del tiempo y olvidado por la historia.

Advertisements

6 thoughts on “El misterio del astronauta

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s